Virtual Deportivo

Lebron James la edad es solo un numero

Durante su décima quinta temporada en la NBA, la estrella de los Cleveland Cavaliers LeBron James se desempeña a un nivel que recuerda aquel apogeo que lo hizo alzarse con cuatro premios al Más Valioso.

James se acerca a su cumpleaños 33 durante este mes, y su actuación a esa edad se codea perfectamente con la de cualquiera de sus predecesores, incluyendo a la campaña 1995-96 de Michael Jordan que le representó ganar el Premio al Más Valioso, 72 triunfos que en el momento fueron récord y un campeonato. (Como James ingresó a la NBA directamente desde la secundaria, la experiencia en la NBA no es la mejor forma de comparar como está madurando en comparación a sus colegas. Después de todo, el décimo quinto año de Jordan fue su último en la NBA a los 40 años de edad).

Dada su edad y la fuerte cantidad de minutos en la cual James ha jugado desde su ingreso a la NBA a los 18 años, incluyendo carreras extendidas en los playoffs con apariciones en las Finales de la NBA durante los últimos siete años en forma consecutiva, su capacidad de detener el declive en su nivel de juego ha sido poco probable. ¿Pudo James romper la curva del envejecimiento que domina a la mayoría de los jugadores de la NBA?

James ha sufrido declive… En la temporada regular

Antes de la presente temporada, una revisión a las métricas generales de James durante la temporada regular parecía ser la curva de envejecimiento típica de un jugador de la NBA, aunque muestra un pico más alto que el mostrado por virtualmente cualquier jugador dn la historia de la Liga. Aquí mostramos sus ratings por porcentaje de victorias de jugador, la versión promediada por minutos de mi métrica WARP (triunfos sobre jugadores de reemplazo) similar a la PER.

Luego de una campaña de novato relativamente mediocre (aunque sólo por los estándares tan altos impuestos por James puede considerarse una temporada en la cual se gana el Novato del Año y se juega a un nivel por encima del promedio en la NBA siendo adolescente como mediocre), James saltó rápidamente al súper estrellato y mejoró gradualmente desde allí. Sus cuatro mejores temporadas se produjeron entre los 24 y 28 años de edad, periodo interrumpido sólo por una actuación en declive por parte de James en 2010-11, su primer año con el Miami Heat. La mejor parte de la curva sugiere que James llegó a su apogeo antes de los 27 años, el momento esperado para un jugador de la NBA, para así decaer ligeramente a partir de allí.

Con la notable excepción de 2009, con un equipo limitado de Cleveland que salió derrotado en las finales de la Conferencia del Este a pesar que James tuvo el mejor porcentaje de triunfos para un jugador en la historia moderna de los playoffs (desde 1977-78, el primer año en el cual las pérdidas de balón individuales fueron registradas), la curva ahora se hace plana. Las últimas dos postemporadas de James han sido de tanta calidad como las demás registradas en su carrera, sin contar 2009. 

Existe una fuerte evidencia que sugiere que James ha dominado el arte de dosificarse bien tras llegar nuevamente a los Cavaliers. Como lo indicó Brian Windhorst utilizando la investigación de nuestro ex colega Tom Haberstroh, James ha sido consistentemente mejor en la segunda mitad de las últimas cuatro temporadas, una división que antes no era aparente.

Este ritmo es, obviamente, una especie de concesión que le hace James al envejecimiento inevitable. Claro, si James sintiera que podía seguir jugando a su nivel de los playoffs durante el curso de 82 partidos, lo hubiese hecho. No obstante, esto sugiere que el declive relativo a la madurez de James es más complejo que lo aparentado tras hacer gráficos de su desempeño en temporada regular.

Cómo James ha reversado los efectos del envejecimiento esta temporada

Incluso con una curva de envejecimiento con un declive tan ligero como el experimentado por James hasta ahora durante la campaña regular se hará más pronunciada (hacia abajo) cuando un jugador se acerca hacia la mitad de su cuarta década de vida. Eso hace que lo anterior sea aún más sorprendente. En vez de decaer de forma brusca, James ha ido en la dirección opuesta en lo que va de 2017-18. Su porcentaje de triunfos actual de .796, el más alto de la NBA, sería la mejor marca de James desde 2012-13, la última campaña en la cual fue reconocido con el Más Valioso a la edad de 28 años.

Obviamente, no queda claro si James puede mantener este nivel. Su anotación eficiente hasta ahora (el porcentaje real de encestes de .658 de James sería el mejor de su carrera, y el segundo mejor registrado tras la temporada 2015-16 de Stephen Curry entre los jugadores que han intervenido en por lo menos 30 por ciento de las jugadas de su equipo de acuerdo a Basketball-Reference.com) se ha beneficiado inmensamente de su 41.7 por ciento de encestes en triples, el mejor de su carrera. Dado que James ha encestado más del 38 por ciento en largas distancias apenas en una ocasión en su carrera, es poco probable que siga siendo tan preciso desde la línea de 3 puntos.

A la vez, está recibiendo mejores oportunidades de encestar que nunca antes. De acuerdo a Basketball-Reference.com, el 43.7 por ciento de los intentos de James se han producido desde tres pies de distancia, segundo mejor promedio de su carrera. Es digno mencionar que, a pesar del hecho que las clavadas por minuto de un jugador típicamente decaen desde el momento que ingresan en la NBA, James hizo 145 clavadas esta temporada, mejor cifra de su carrera. (Ya empieza a mostrar una decaída este año, pero sus 5.3 bandejas por juego serían una cifra tope en su carrera, de acuerdo a Basketball-Reference.com).

Adicionalmente, el promedio de cestas de 2 en distancias mayores a 16 pies es la segunda más baja que ha mostrado. Por ende, el análisis de Second Spectrum muestra que la calidad cuantificada de tiros (qSQ) de las cestas de James, o sea, el porcentaje efectivo de encestes (eFG) que se espera convierta un jugador promedio en base a su ubicación y los defensores cercanos, es la mayor en cinco años, desde que esta métrica empezó a llevarse.

a batalla de LeBron contra el Padre Tiempo

Como dice la conseja: El Padre Tiempo se mantiene invicto. Sin embargo, James por lo menos lo está poniendo a sudar.

Siendo honestos, James no es el jugador que era en su apogeo debido a que su valor defensivo (sin tomar en cuenta los bloqueos) ya no es tan alto. Al acercarse a los 35 años de edad, el declive de sus condiciones atléticas podrían finalmente ser un problema para James, particularmente si su precisión en los triples resulta ser algo fugaz.

La curva de envejecimiento siempre ha sido una guía general, más que una regla fuertemente aplicada. En la NBA, un jugador envejece a su propio ritmo, determinado por la salud, su ética de trabajo e incontables otros factores. A James no podría irle mejor que a Karl Malone cuando ganó su primer MVP a los 33 años de edad y su segundo a los 35, o como Kareem Abdul-Jabbar, quien siguió siendo titular en un equipo campeón mucho después de llegar a los 40.

Independientemente de lo que ocurra después, lo logrado por James esta temporada es sin duda impresionante. Si bien la edad es un buen medidor para predecir el declive de un jugador que sus años haciendo vida en la NBA o su kilometraje, existe la evidencia que demuestra que una carga de minutos más pesada puede acelerar el proceso de envejecimiento. Nadie ha tenido en sus hombros una carga mayor que que el pudiera soportar. Ya ha superado el total de minutos acumulados por Michael Jordan y recientemente sobrepasó a Shaquille O’Neal en el puesto 24 en minutos jugados de por vida en la campaña regular. Sólo Tim Duncan ha acumulado mayor cantidad de minutos que James en los playoffs.

Existen razones para creer que el apogeo de la condición física de los jugadores en la NBA se ha extendido, debido a una concentración cada vez mayor en mantener la salud y el desempeño, al igual que las mejorías en técnica y tecnología. James es un histórico en los minutos jugados desde una edad tan joven, como también lo es en cuanto a su dedicación para poder mantenerse al mayor nivel. Su socio de negocios Maverick Carter, le comentó a Bill Simmons que James invierte $1.5 millones al año en su cuerpo. Esa inversión parece rendir buenos dividendos hasta ahora.

Tambien te puede interesar:

http://virtualdeportivo.com/puma-le-pone-lujo-a-los-pies-en-el-golf/

Fuente Externa
Imagen Externa
IG/FB@virtual deportivo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *